Afilador de cuchillos manual o eléctrico: ¿cuál elegir?

Los cuchillo son utensilios que utilizamos muy a menudo en la cocina y es fundamental que estén bien afiliados y en condiciones. De lo contrario, podrían ser la causa de cortes o de accidentes innecesarios. Por eso, es importante contar con un afilador de cuchillos en casa. Ahora bien, ¿afilador manual o eléctrico?

Esta es la duda que vamos a abordar en este artículo. Vamos a hablar de las diferencias de ambos tipos de afilador, sus funciones y sus ventajas, para que puedas valorar cuál se ajusta mejor a tus necesidades o gustos específicos. Así que, ¡sigue leyendo!

¿Cuál es mejor el afilador eléctrico o el afilador manual?

De forma general, no podemos decir que un tipo u otro de afilador sea mejor. Todo dependerá de tus necesidades concretas y, al final, de los modelos concretos que se comparen. Ahora bien, se pueden mencionar y analizar criterios comunes que sí que servirán para saber qué tipo es mejor para ti.

Por un lado, el afilador manual tiene la ventaja de que te ofrece control sobre la hoja en el momento de afilar. Así, puedes elegir la presión y la velocidad del afilado, ya que lo haces tú. En cambio, en los modelos de afiladores eléctricos, a no ser que cuenten con opciones especiales, estos parámetros no se pueden controlar.

Por otro lado, los modelos eléctricos suelen contar con varias ranuras. Estas ranuras no están pensadas para que pongas varios cuchillos a la vez a afilar, ya que no sería algo muy seguro. Las distintas ranuras sirven bien para afilar distintos tipos de hojas (dentadas, lisas…), bien para materiales de cuchillos diferentes (acero, cerámica…) o bien para un acabado o tipo de afilado distinto (fino, grueso…).

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que el modelo eléctrico ocupa algo más de espacio que los manuales. Aunque depende del modelo, estos afiladores pueden ser del tamaño de un par de bricks de zumo, por poner un ejemplo sin salir de la cocina. En cambio, los manuales suelen ser de tamaño similar a los cuchillos (a los grandes, claro) y se pueden guardar fácilmente en el mismo lugar que los cubiertos.

Por último, una de las diferencias que también es importante para muchas personas es el precio. Lógicamente, los modelos eléctricos tienen precios más elevados por sus características técnicas y por todos los materiales que se han utilizado. Sin embargo, se pueden encontrar modelos a precios muy razonables si sabes buscar bien o si encuentras ofertas puntuales.

Ultima actualización el 12 de avril del 2021