Zumo recién exprimido o envasado: todo lo que debes saber

Mucha gente tiene la creencia de que consumir zumos es muy sano y que están aportando ingredientes y alimentos nutritivos y beneficiosas para su cuerpo y su salud. Sin embargo, puede estar ocurriendo todo lo contrario a lo que tienes entendido.

Los zumos envasados no son nada saludables y contienen ingredientes que debemos evitar en nuestro día a día. Si quieres conocer más detalles sobre este tema tan interesante y tan importante, quédate leyendo porque te los contamos en este artículo informativo.

Mitos y verdades de los zumos de frutas

Para empezar, hay que dejar claro que siempre será mejor consumir la fruta entera antes que en zumo. Esto es así porque al exprimir o batir la fruta, esta pierde su matriz alimentaria, por lo que pierde parte de la fibra y, además, contienen una elevada cantidad de azúcar libre. Aunque este azúcar no es añadido y es el que contiene la propia fruta (es decir, azúcar intrínseco), es mejor evitarlo.

Aún así, si te cuesta llegar a consumir suficiente fruta al día, optar por un zumo recién exprimido puede ser una buena solución ocasional. Por eso, es muy útil tener un exprimidor eléctrico a mano en casa, para esas ocasiones en las que, sea por el motivo que sea, queramos optar por el zumo recién exprimido en lugar de por la fruta entera.

Por otro lado, nos encontramos frente a un problema mayor y es el de los zumos envasados. La grandísima mayoría de estos zumos tiene azúcares añadidos. Solo tienes que ver el etiquetado para darte cuenta. Además, hay ciertas empresas que utilizan otros nombres para llevar a confusión. Pero no te dejes engañar. Si ves que el zumo lleva sacarosa, glucosa, fructosa, dextrosa o jarabe de maíz, por nombrar solo algunos, tendrá azúcar añadido.

Este azúcar no tiene nada que ver con el intrínseco que está naturalmente presente en las frutas y del que te hablábamos antes. En los zumos, al no conservar la matriz alimentaria con sus otros componentes, este azúcar es perjudicial.

Para que te hagas una idea, el consumo de este tipo de zumos (y de otras bebidas azucaradas, por supuesto) está relacionado con la obesidad y con muchas causas de mortalidad (no te vas a morir por beberte un zumo, eso está claro, pero aumentan tus factores de riesgo con un consumo habitual o excesivo). Afectan a la aparición de la diabetes, a enfermedades cardiovasculares o al incremento de muerte prematura, entre otras posibilidades.

Dicho todo esto, lo más recomendable es que reduzcas o elimines el consumo de zumos envasados todo lo que puedas. Si te cuesta, ve sustituyéndolos por zumos exprimidos en casa y, finalmente, por las piezas de fruta enteras.

Ultima actualización el 16 de octobre del 2021