Afilar los cuchillos: los distintos métodos de afilado

Los cuchillos son utensilios que utilizamos mucho en la cocina y es primordial que estén siempre bien afilados. Así, además de mejorar su uso, evitaremos accidentes innecesarios que pueden darse si no tienen la hoja afilada.

Si todavía no sabes qué método es mejor o cuál se acopla más a tus necesidades o habilidades, en este artículo te hablamos de los más utilizados. Echa un vistazo y aprende a afilar tus cuchillos sin problemas ni accidentes.

Métodos para afilar los cuchillos

Con afilador manual

Este método de afilado es muy sencillo. Solo necesitarás un afilador de cuchillos manual (o chiara) y algo de destreza. Para ello, la hoja del cuchillo debe estar a un ángulo de 15 a 20 grados, para obtener los mejores resultados posibles.

Coge con fuerza el afilador, para que no se resbale ni se escape. Luego, empieza el afilado por la parte que está más cerca del mango y acaba en la punta. Tienes que deslizar el cuchillo por toda la superficie del afilador y debes repetir los movimientos de forma constante y a buen ritmo. Debes hacerlo por ambos lados del cuchillo. Alrededor de un minuto por lado será suficiente.

Con piedra de afilar al agua

Otro de los métodos es utilizar una piedra de afilar al agua. También es un método manual. En este caso, se requiere tener un poco más de destreza que con un afilador eléctrico o manual, aunque con un poco de práctica es posible. Para este método, es recomendable tener, al menos, dos piedras. Una se utiliza para vaciar y desgastar la hoja del cuchillo hasta que tenga el ángulo correcto, mientras que la otra se usa para afilar o afinar la hoja en sí.

Dicho esto, para el proceso de afilado tendrás que mantener siempre el mismo ángulo de apoyo del cuchillo sobre la piedra y hacer movimientos de forma que toda la hoja pueda pasar por la superficie de la piedra. Para ello, lo mejor y más recomendable es que utilices ambas manos. ¿Por qué? Porque con el pulgar de una fijarás el ángulo adecuado y tres dedos de la otra los apoyarás sobre la superficie de la hoja para que el cuchillo esté bien sujetado por ambos lados.

Este método de afilado consigue un acabado más profesional y más indicado para el uso de cuchillos por parte de profesionales de la cocina.

Con afilador eléctrico

Finalmente, tenemos el método de afilado con un afilador eléctrico, uno de los más fáciles y cómodos que hay. Para llevarlo a acabo, simplemente tienes que pasar la hoja del cuchillo por las hendiduras del afilador, siempre llevando el cuchillo hacia nosotros.

Deberás prestar atención a las indicaciones del fabricante para saber qué ranura corresponde a qué tipo de afilado y a qué tipo de cuchillo. Esto es así porque, en muchas ocasiones, las hendiduras son para usos distintos, bien sea para varios tipos de hoja, para varios materiales o para acabados de afilado distintos.

Ultima actualización el 12 de avril del 2021