Bubble waffle: todo sobre este tipo de gofre

¿Te gustan los gofres? ¿Y los cucuruchos de helado? ¿Y si te decimos que puedes unir las dos cosas y un montón de toppings? Esto es, muy resumido, lo que unifican los bubble waffles que están invadiendo las calles de todas las ciudades.

Son muchos los puestos callejeros y los locales que están empezando a preparar este tipo de gofre esponjoso y que acaba enrollado como si fuera un cucurucho. Si quieres conocer un poco más sobre sus orígenes y cómo prepararlo en casa, echa un vistazo porque te lo contamos.

El origen del bubble waffle

Este tipo de gofre tiene su origen en la gastronomía hongkonésa y macaense, donde se le conocía como gai daan jai. Empezaron a aparecer por primera vez alrededor de los años 80 en puestos callejeros de comida y se han mantenido hasta la actualidad, habiéndose convertido en uno de los dulces más consumidos en las calles de esos países. Y no solo en Hong Kong y Macao, puesto que se han expandido a otras partes del mundo.

Al principio, se solían cocinar con carbón, pero con el paso del tiempo se fueron modernizando las máquinas y ahora son modelos eléctricos. Estas máquinas tienen placas con pequeños agujeros esféricos en los que se cuela la masa para hacer las burbujas tan características de este gofre.

Hoy en día, puedes encontrar este tipo de gofre en muchos puestos callejeros e, incluso, en locales que se han especializado en ellos. Los ofrecen de varios tipos de masas y con toppings para todos los gustos.

Cómo hacer bubble waffle en casa

Aunque se trata de un tipo de gofre peculiar, su preparación no dista mucho de la de los gofres habituales y no es muy complicada de hacer en casa, ya que existen máquinas para hacer gofres de todo tipo, incluido el bubble waffle.

La masa es una mezcla entre la del gofre tradicional, la de una tortita y la de un crepe. Los ingredientes base son el huevo, el azúcar, la harina y la leche, que suele ser evaporada ligera para conseguir la textura deseada en las burbujas. Le puedes dar otros sabores a la masa, como chocolate, vainilla, avellana, jengibre… Para prepararlos, tendrás que hacerte con una gofrera de este tipo o que incluya las placas adecuadas para ello.

En cuanto a los toppings o decoración, se pueden acompañar de helado, helado líquido, fruta, chocolate, siropes, frutos secos, coco rallado, trozos de galletas, barquillos, lacasitos, chucherías… cualquier cosa que creas que disfrutarás con la mezcla.

Ultima actualización el 31 de juillet del 2021