¿Se pueden afilar los cuchillos de cerámica?

Los cuchillos con la hoja de cerámica son utensilios de cocina muy resistentes al uso y al desgaste habitual. Además, si los tratas como corresponde, no será necesario que los afiles tan a menudo como los de otros materiales y seguirán cortando como nuevos durante más tiempo.

Ahora bien, ¿se pueden afilar los cuchillos de este material? ¿Cómo deben afilarse para no estropearlos? Vamos a responder a estas dudas a continuación. Así que te recomendamos que sigas leyendo si quieres conservar tus cuchillos de cerámica durante muchos años.

¿Se afilan los cuchillos de cerámica?

La respuesta corta a esta pregunta es sí. Sin embargo, los modelos de cerámica son más delicados que los de acero. Aunque la cerámica es un material muy duro y sin poros, a la vez es bastante frágil, sobre todo a la hora de manipularlo en procesos como el afilado.

Por lo tanto, no se pueden utilizar afiladores manuales o piedras de agua para este proceso, sino que se debe optar por uno que trate la hoja como toca. Entonces, ¿cómo los afilamos? Pues ahora mismo te lo contamos.

Cómo afilar los cuchillos de cerámica

Para afilar este tipo de cuchillos, hay que utilizar un material más duro que la cerámica o el dóxido de circonio, si usamos el término científico, que es el diamante. De este modo, se consigue hacer un afilado duradero, efectivo y sin dañar la hora del cuchillo.

La mejor manera de hacerlo es utilizando un afilador de cuchillos eléctrico recomendado para las hojas de este este tipo de material. Así, te aseguras de que no aplicas demasiada presión, de que no utilizas ángulos que no debes o de que no haces las pasadas como toca. El afilador hará el trabajo por ti.

Incluso si le has dado un golpe sin querer al cuchillo o se te ha caído y se ha mellado la hora (es decir, ha salido alguna irregularidad), este tipo de afiladores, si son los apropiados, son capaces de corregir la irregularidad y permitir que puedas utilizar el cuchillo como si fuera prácticamente nuevo.

Lo más probable es que se pierda algo de material durante el proceso de afilado, pero eso compensa con creces al hecho de tener que tirar el cuchillo y comprar otro nuevo. Imagínate que acababas de estrenar el cuchillo y se te cae. No tendría ninguna gracia tener que tirar el dinero de esa manea por un accidente tonto.

Ultima actualización el 31 de juillet del 2021