Optimizar el espacio del lavavajillas: nuestros consejos

Utilizar el lavavajillas nos va a permitir ahorrar agua y tiempo. Sin embargo, es importante saber utilizarlo bien para que esto sea un ahorro real. Entre los aspectos que debes cuidar y aprender está el de saber colocar bien los platos, vasos, cubiertos y cacharros.

Para echarte una mano en este aspecto, hemos hecho este artículo. Aquí encontrarás consejos que te serán muy útiles a la hora de llenar el lavavajillas y optimizar el espacio al máximo. Esto no solo conseguirá que puedas meter alguna cosa más, sino que hará que la vajilla salga más limpia.

Cómo aprovechar el espacio del lavavajillas al máximo

Qué meter en el lavavajillas

Antes de nada, lo primero que debes saber es qué utensilios puedes meter en el lavaplatos y cuáles no. En el lado de los que sí que puedes meter están los cubiertos, los platos, la cristalería y la mayoría de ollas o sartenes. Con estas últimas, es recomendable que lo revises antes de meterlo.

Por otro lado, tendrás que evitar meter todo aquel utensilio que sea de madera, de plástico no apto o de porcelana delicada. Estos será mejor lavarlos a mano para evitar problemas. En cualquier caso, revisa la etiqueta para comprobar si lo puedes meter o no y así te ahorras tiempo.

Cómo meter los utensilios en el lavavajillas

Ahora que ya sabes qué puedes meter, llega el momento de llenar el lavaplatos. Cada modelo es distinto, pero puedes seguir estas reglas de forma orientativa y adaptarlo según necesites.

Lo primero que debes meter son las cacerolas, los recipientes o los platos menos delicados en la bandeja de abajo. Ahí es donde más calor se genera y donde el agua llega con más presión.

Coloca los platos más grande en la parte de detrás y luego ve colocando los más pequeños delante. Fíjate en los separadores de la bandeja, pues los más anchos serán para los platos hondos o soperos.

Por lo que respecta a los vasos, las copas, las tazas o la vajilla más delicada, debes colocarlos en la bandeja de arriba. Ten en cuenta que no es recomendable amontonar demasiados vasos, cuencos u ollas, pues el agua y el jabón no entrarán bien y puede que no se laven como toca.

En cuanto a los cubiertos, suele haber dos opciones, que nuestro lavavajillas tenga una bandeja para ponerlos o que tenga un recipiente o cesto. En el primer caso, fíjate y coloca las cucharas boca abajo, para que se laven bien.

En el segundo, asegúrate de poner los cubiertos con el mango hacia abajo, era que el agua pueda limpiar bien los restos de comida. Para ello, debes tener mucho cuidado con los cuchillos, ya que el filo y la punta estarán hacia arriba y puedes hacerte daño al manipularlos. En el caso de las cucharas pequeñas, es aconsejable colocarlas con el mango hacia arriba, ya que este es muy fino y puede llegar a colarse por los agujeros del cesto.

Algunos modelos tienen una especie de bandejas en la parte de arriba en las que puedes poner algunos recipientes pequeños o poco hondos y también algún cubierto que no quepa bien en su lugar o utensilios como las tijeras, las pinzas, las paletas, etc.

Finalmente, hay modelos que tienen accesorios para facilitar el proceso de llenado. Son, por ejemplo, los soportes para copas, que ayudarán a que no se muevan del sitio y, por lo tanto, a que no se rompan.

Ultima actualización el 31 de juillet del 2021