Placa vitrocerámica: ¿qué modelo elegir?

Si estás pensando en reformar tu cocina, es probable que quieras colocar electrodomésticos más modernos. Una opción son las placas vitrocerámica con plancha o sin ella. Si quieres saber cómo elegir la mejor, te lo contamos todo a continuación.

¿Qué es una placa vitrocerámica?

Es un sistema de cocina eléctrica compuesto por una placa lisa de cerámica vitrificada que cuenta con una resistencia eléctrica debajo de esta.

Ofrece una gran resistencia al calor, así como una rápida capacidad para transmitirlo. La temperatura se controla de manera automática a través de un termostato.

¿Cuál es la mejor vitrocerámica?

Si quieres comprar una placa vitrocerámica para tu cocina, compara las características de los mejores modelos para que elijas la mejor para tu cocina.

Balay 3EB714XR - Placa de cocina vitrocerámica, marco...
Teka | Placa Vitrocerámica | Modelo TZ6415 | 4 zonas...
Bosch PKF631B17E Serie I 4 - Placa de cocina...
Placa vitrocerámica - Balay
Placa vitrocerámica - Teka
Placa vitrocerámica - Bosch
-
-
3 zonas de cocción
4 zonas de cocción
3 zonas de cocción
58,3 x 51,3 x 4,6 cm
63 x 60 x 5,6 cm
59,2 x 52,2 x 4,4 cm
Con bloqueo para niños
Con función Boost
Con bloqueo para niños
-
184,06 €
166,07 €
216,22 €
Balay 3EB714XR - Placa de cocina vitrocerámica, marco...
Placa vitrocerámica - Balay
-
3 zonas de cocción
58,3 x 51,3 x 4,6 cm
Con bloqueo para niños
-
184,06 €
Teka | Placa Vitrocerámica | Modelo TZ6415 | 4 zonas...
Placa vitrocerámica - Teka
4 zonas de cocción
63 x 60 x 5,6 cm
Con función Boost
166,07 €
Bosch PKF631B17E Serie I 4 - Placa de cocina...
Placa vitrocerámica - Bosch
-
3 zonas de cocción
59,2 x 52,2 x 4,4 cm
Con bloqueo para niños
216,22 €

¿Cómo elegir una vitrocerámica de calidad?

Ya sea que quieras comprar un conjunto de placa vitrocerámica y horno o una placa vitrocerámica sola es importante que antes de elegir un modelo, analices ciertos aspectos para que compres la más adecuada para ti. Estas son las principales características a considerar.

Tamaño

Puede que te interese instalar una placa vitrocerámica grande, pero para hacerlo debes evaluar primero si dispones del espacio en tu cocina.

La mayoría de las placas vitrocerámica tienen medidas que van desde los 60 cm a los 90 cm.

Una placa vitrocerámica de 70 cm podría ser un tamaño promedio, aunque también las hay más pequeñas, ideales para cocinas con pocos metros cuadrados, las placas vitrocerámica de 30 cm, que serían las portátiles.

Número y tipo de fogones

Al momento de comprar este tipo de placas también debes fijarte en el número de fogones que tiene.

Y es que de esto dependerá cuántas cosas puedes cocinar al mismo tiempo. Si solo cocinarás para ti o tu pareja, puede ser suficiente un modelo con dos zonas de cocción.

Pero si sueles cocinar muchas cosas o tienes una familia numerosa, podrías apostar por una placa vitrocerámica de 5 fuegos. No obstante, las más comunes suelen ser las de 3 o 4 fogones.

Potencia

Este es un factor más relevante a considerar antes de comprar una placa vitrocerámica o de inducción, pero sobre todo las primeras, porque tienen una mayor consumo eléctrico.

Estas placas suelen encontrarse con potencias que oscilan entre los 900 y 3000 W, la cual podrás graduar en cada uno de los fogones según lo que cocines. Sin embargo, debes saber que mientras mayor sea la potencia del artefacto, mayor será el consumo energético.

Claro, nunca olvides que contar con una mayor potencia también te permitirá cocinar diferentes tipos de alimentos y hacer más platos porque cocinarás más rápido. Por otro lado, si bien debes prestar atención a la potencia, no te debes asustar al ver un número muy alto, ya que por lo general se hace referencia a la potencia máxima que alcanza la placa y esta no siempre va a operar al máximo.

Controles

Asimismo, es importante que verifiques los controles que tiene el electrodoméstico, así como sus funciones extra.

Una ventaja de estas placas es que cuentan con mandos sensitivos muy fáciles de usar para encender la cocina y para subir o bajar la potencia de los fogones. Las funciones sí varían de acuerdo a los modelos.

Por ello, debes fijarte que incluya al menos las más útiles. Una de las más importantes es la programación, ya que con esta funcionalidad podrás programar la duración y la finalización de la cocción. Esto te ayudará a controlar mejor la cocción de tus comidas e incluso a ahorrar energía. También es recomendable que elijas un modelo que incluya la función Booster o de Calentamiento Rápido para elegir la máxima potencia de una sola vez.

Seguridad

La seguridad es otro aspecto que no puedes pasar por alto cuando se trata de placas vitrocerámica y hornos eléctricos. Y es que estos aparatos calientan mucho y durante su uso podrían ocurrir accidentes. Por fortuna, los fabricantes han pensado en esto y por ello la mayoría de estas placas cuentan con medidas de seguridad interruptor de encendido, bloqueo para niños, indicador de calor residual, desconexión automática, entre otros.

¿Por qué comprar una vitrocerámica?

Aunque todavía quedan aficionados a las cocinas tradicionales de gas, las placas vitrocerámica se han hecho muy populares en las cocinas.

El mercado ha evolucionado para ofrecer a los clientes justo lo que necesitan y gracias a este tipo de placas las cocinas se han vuelto espacios más elegantes y eficientes. Una de las grandes ventajas de las placas vitrocerámicas es que calientan muy rápido, pero de manera progresiva. Y es que debido a que las resistencias no calientan de forma inmediata los recipientes y tampoco los alimentos, no corres el riesgo de que estos se quemen o pierdan sus propiedades.

Por otro lado, en las cocinas vitrocerámica qué ollas usar no será un problema. A diferencia de las placas vitrocerámica de inducción, en estas podrás usar todo tipo de ollas y sartenes. No tendrás que comprar costosas ollas ferromagnéticas, y podrás usar incluso los tradicionales cazos y recipientes de barro que suelen usarse para guisos y estofados.

Al tratarse de una superficie lisa, no será difícil limpiarla. Como en toda cocina, es importante que limpies la suciedad o lo que se haya derramado lo antes posible para evitar que se pegue demasiado. Pero no supondrá un gran esfuerzo como en el caso de las placas de gas que incluyen quemadores y rejillas, por ejemplo.

¿Qué vitrocerámica elegir?

Echa un vistazo a las características de los modelos de placas vitrocerámica más vendidos para que elijas la mejor para ti.

Teka | Placa Vitrocerámica | Modelo TZ6415 | 4...
(144)
Zanussi ZEV6330FBA Placa vitrocerámica, Biselada,...
Oferta
Teka TB6315 - Placa (Integrado, Ceramic hob,...
(184)
Oferta
AEG HK623021FB Placa vitrocerámica, Biselada, 3...

Los diferentes tipos de placas vitrocerámicas

Por sus destacadas ventajas este tipo de placas se han hecho muy populares. Se caracterizan por ser sistemas de cocción en los que se instala una placa de vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se va a calentar.

Sin embargo, dependiendo de cómo se genere el calor existen diferentes tipos de vitrocerámica. Es importante que conozcas sus características antes de comprar una.

Vitrocerámica de gas

Las placas vitrocerámica y el gas no son incompatibles. De hecho, existen y funcionan tanto con gas butano como con gas natural.

Suelen ser más costosas que las eléctricas, pero ofrecen un ahorro a largo plazo porque consumen menos energía. Sin embargo, su oferta no es demasiado amplia.

Vitrocerámica eléctrica

También llamadas ‘radiantes’, estas son las más conocidas y las que se les suele llamar solo ‘vitrocerámica’.

Funcionan gracias a una resistencia y el calor producido se transmite a todo aquello que esté en contacto con la placa.

Vitrocerámica de inducción

Son una versión más avanzada de la eléctrica, ya que no funciona con resistencias sino por ondas magnéticas. Por esta razón no queman si se toca el foco encendido y el calor se genera al instante. Son más eficientes energéticamente, pero requieren de ollas ferromagnéticas y son más costosas que las placas convencionales.

Debes saber que también existen placas de cocina mixta de inducción y gas, de manera que los usuarios pueden combinar en un solo aparato ambas tecnologías.

Nuestro consejo: aunque en la elección de placas vitrocerámica el precio juega un papel importante, no debe ser lo principal, especialmente por encontrarse muy buenas ofertas en el mercado. Por el contrario, lo ideal es asegurarte de que la placa cuenta con las características que necesitas, verificar bien sus medidas y comparar modelos para elegir el más adecuado.

¿Cuál es el precio de una buena vitrocerámica?

Si quieres comprar una placa vitrocerámica barata no será un problema. Y es que este tipo de aparatos no son excesivamente costosos.

De hecho, la mayoría de los modelos tienen precios que oscilan entre los 100 y los 200 euros, un poco más o un poco menos dependiendo del número de fogones e incluso de la marca. Puedes encontrar una placa vitrocerámica Candy, por ejemplo, por menos de 150 euros y una placa vitrocerámica Zanussi por debajo de los 200 euros con tres zonas de cocción.

¿Cómo cocinar con una vitrocerámica?

Cocinar con una placa vitroceramica rectangular u ovalada no tiene ninguna dificultad. Pero es importante que tengas en cuenta algunos tips útiles para que le des el mejor uso posible. Lo primero que debes hacer es encender la placa y elegir la zona de cocción que vas a usar. Es fundamental que utilices una olla o sartén un poco más grande que el diámetro del fuego. De esta manera se aprovecha mejor el calor porque se impide que este escape hacia los lados.

Luego deberás elegir el nivel de temperatura que necesitas dependiendo de la receta que vayas a preparar. Es mejor que comiences con los niveles más bajos y vayas aumentando a medida que sientas la necesidad de hacerlo, al menos hasta que conozcas bien cómo calienta la placa. En caso de que quieras que caliente rápidamente puedes utilizar función Booster que incluyen algunos modelos.

También es recomendable programar el temporizador para que no te preocupes por tener que apagarla. De hecho, debido a que estas placas se enfrían una vez que han pasado 5 o 7 minutos de haberse apagado, se puede utilizar el calor residual para terminar la cocción. Por ello, lo ideal es apagar el fogón antes para ahorrar energía.

¿Cómo limpiar una vitrocerámica?

Ya sea que tengas una placa vitrocerámica de 90 cm o una de 30 cm, limpiarla no te costará mucho trabajo. Y es que una de las grandes ventajas de estas cocinas es precisamente su facilidad de limpieza porque son superficies lisas.

Sin embargo, antes de comenzar a hacerlo debes asegurarte de que la placa esté completamente fría. Es normal que durante su uso se derramen alimentos o que en general se ensucie por la grasa y el polvo. Para limpiar estas placas es necesario utilizar un producto especial para vitrocerámicas, los cuales suelen ser cremosos.

Debes usar esponjas y paños suaves, nunca estropajos metálicos ni productos abrasivos. Si se pega algún resto de comida que se haga difícil limpiar, debes utilizar rasqueta especial para vitrocerámicas.

Ultima actualización el 05 de agosto del 2020

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas 1 votos - nota: 5,00 sobre 5