Las mejores neveras americanas del momento

Si necesitas una nevera de mayor capacidad, lo mejor que puedes hacer es comprar un frigorífico americano de 2 puertas, 3 o 4. Pero antes de hacerlo, te recomendamos que eches un vistazo a esta guía de compra para que puedas elegir bien.

¿Qué es una nevera americana?

Son electrodomésticos que cuentan con un mayor espacio para guardar, refrigerar y congelar los alimentos.

Suelen tener dos puertas, aunque hay modelos de frigoríficos americanos de 3 puertas y hasta 4.

Se diferencian de otros modelos porque a un lado se ubica el refrigerador y al otro lado el congelador y además, porque son más anchas que los modelos combi, unos 90 cm frente a 60 cm.

¿Cuál es la mejor nevera americana?

Si quieres comprar la mejor nevera americana, te presentamos las características de tres modelos destacados.

Klarstein Grand Host A - Nevera con congelador, Nevera...
Hisense RQ562N4AC1 nevera puerta lado a lado -...
Frigorífico americano - Siemens KA90NVI30 No Frost,...
Nevera con congelador - Klarstein
Nevera Side-by-side - Hisense
Nevera - Siemens
Potencia de 230 voltios
De acero inoxidable
Con indicador digital
Capacidad de 429 litros
Capacidad de 432 litros
Capacidad de 573 litros
Con panel de control
Con tecnología Eco-friendly
Clase de eficiencia energética A++
Precio no disponible
Precio no disponible
Precio no disponible
Klarstein Grand Host A - Nevera con congelador, Nevera...
Nevera con congelador - Klarstein
Potencia de 230 voltios
Capacidad de 429 litros
Con panel de control
Precio no disponible
Hisense RQ562N4AC1 nevera puerta lado a lado -...
Nevera Side-by-side - Hisense
De acero inoxidable
Capacidad de 432 litros
Con tecnología Eco-friendly
Precio no disponible
Frigorífico americano - Siemens KA90NVI30 No Frost,...
Nevera - Siemens
Con indicador digital
Capacidad de 573 litros
Clase de eficiencia energética A++
Precio no disponible

¿Cómo elegir una buena nevera americana?

Ya sea que quieras un frigorífico americano integrable o no, es importante que prestes atención a ciertos factores clave para que puedes elegir el más adecuado para ti.

Dimensiones

Estos electrodomésticos se caracterizan por ser grandes. Por ello es normal que una nevera americana tenga medidas mucho mayores que una combi o mono puerta.

Debes tener en cuenta cuál es el espacio del que dispones en casa para colocarla. También debes elegir la cantidad de puertas que quieres que tenga.

Lo normal son dos, pero un frigorífico americano de 4 puertas, ofrece una división más tradicional del espacio, dado que las dos puertas inferiores suelen ser para el congelador, mientras que las dos superiores son para el frigorífico.

Además de las puertas, debes estar atento a la anchura del electrodoméstico. Hay frigoríficos americanos de 70 cm de ancho, frigoríficos americanos de 80 cm y frigoríficos americanos de 85 cm ancho. Estas son quizá opciones un poco más estrechas, ideales para adaptarse a diferentes espacios. No obstante, los modelos más comunes son los frigoríficos americanos de 90 cm.

Capacidad

Otro aspecto a tener en cuenta es la capacidad del frigorífico, la cual está directamente relacionada con sus dimensiones.

La capacidad media de una nevera estilo americano se ubica alrededor de los 500 litros, pero también hay modelos con 400 litros, que serían los frigoríficos americanos estrechos.

Si quieres una nevera más grande, la puedes conseguir con capacidad de entre 600 y 800 litros.

Es importante que analices bien las necesidades de la familia para determinar qué tamaño necesitas que tenga. Recuerda que, a mayor capacidad, mayor tamaño por lo que una nevera americana de dimensiones excesivas podría ser una molestia en la cocina, además de un gasto innecesario tanto en su compra como en energía.

Eficiencia energética

Un elemento que no debes pasar por alto en la compra de ningún electrodoméstico es la etiqueta de la eficiencia energética.

Y es que este recurso te dirá cuánta energía consume el aparato. Esto es importante porque los frigoríficos son uno de los aparatos que más consumen energía a lo largo del año.

Puede que consigas una nevera que no te cueste mucho, pero si su eficiencia energética no es buena, terminarás pagando mucho en tu factura de luz. Por ello, lo recomendable es que elijas una nevera americana A+++. Esta categoría es la más eficiente de todas y aunque en principio te cueste un poco más, a largo plazo será una inversión más rentable.

Distribución

Otro aspecto relevante a considerar es la distribución interior del aparato. Si bien estas neveras se caracterizan por ser muy espaciosas, cada marca y modelo varía en la forma en la que distribuyen el espacio y puede que no todas se ajusten a tus necesidades.

Por ejemplo, hay modelos que dan prioridad al almacenamiento de botellas y no dejan mucho espacio para guardar frutas. En este caso es esencial que tengas bien claro cuáles son tus necesidades.

Piensa en el tipo de productos que sueles comprar y procura elegir un modelo que tenga cajones para cada tipo de alimento: verduras, carne y pescado. También se recomienda que los estantes sean ajustables para distribuir el espacio a conveniencia.

Opciones

Uno de los elementos que hace especiales a las neveras americanas es la integración de dispensadores de agua y cubitos de hielo.

Esta es una funcionalidad que además de facilitarnos la vida, permite ahorrar espacio tanto en el frigorífico como en el congelador. Hay modelos que incluso tienen la opción de tener hielo picado. Asimismo, puedes encontrar frigoríficos que cuentan con una tecnología especial para evitar malos olores, así como la mezcla de estos.

Otra opción que puedes encontrar es la de la iluminación especial para que todos los puntos estén iluminados. Si es LED mucho mejor porque el consumo será menor.

¿Por qué comprar una nevera americana?

Si tienes una cocina amplia y son muchos en casa, es buena idea comprar una nevera americana. Y es que una de las principales ventajas de este modelo es precisamente su gran espacio de almacenamiento.

Sus amplias medidas permiten contar con un interior de gran capacidad, perfecto para quienes hacen compras grandes. Estos electrodomésticos también permiten tener un mayor orden.

Cuentan con una distribución de zonas bien diferenciadas para cada tipo de alimento o producto: bebidas, carnes, frutas, verduras, etc. Gracias a esto cuando abres la nevera puedes tener una buena visión de todo lo que hay en el interior y ubicar mejor cada cosa.

Además de esto los frigoríficos americanos cuentan con muchas funcionalidades suplementarias como los dispensadores de agua y hielo. Así no hace falta abrir la nevera, ni ocupar espacio en ella para estas cosas. Muchos modelos también permiten tener una temperatura diferente en cada zona para adaptarse a las necesidades de cada alimento.

¿Qué nevera americana elegir?

Antes de elegir un modelo en particular te recomendamos echar un vistazo a las características de los modelos más vendidos.

FRIGORIFICO AMERICANO INFINITON SBS-440 (NO...
LG GSL361ICEZ nevera puerta lado a lado...
FRIGORIFICO Americano MILECTRIC AMR-522A...
Oferta
Klarstein Big Daddy Cool – combinación...

¿Cuánto cuesta una nevera americana de calidad?

Al contrario de lo que podría creerse, las neveras americanas tienen precios asequibles. Es decir, no son excesivamente costosas, al menos hoy en día.

En el pasado solían ser modelos no aptos para todos los bolsillos porque solo los producían pocas marcas. Pero con el paso de los años su fabricación se fue extendiendo debido a su demanda, por lo que es muy fácil encontrarlas.

Hay neveras americanas baratas por menos de 600 euros como el frigorífico americano Hisense RS670N4HW1 o por poco más de 800 euros como nevera americana Balay 3FA4611B. Claro que también hay modelos más costosos que fácilmente superan los 4000 euros como la nevera americana Bosch KAD92HI30 o la nevera americana Siemens KA92DSB30.

Nuestro consejo: ahora que conoces todo sobre las neveras americanas, puedes elegir la mejor para ti. Recuerda comprar una con la capacidad adecuada, eficiencia eléctrica y con una distribución adaptada a tus necesidades.

¿Cómo usar una nevera americana?

Las neveras son uno de los electrodomésticos imprescindibles en la cocina y es importante que los utilices de la manera correcta, no solo para alargar su vida útil, sino también para que le saques todo el provecho posible.

Dado que la gran ventaja de las neveras americanas es su amplio espacio, lo mejor que puedes hacer es aprovechar de la manera más inteligente posible cada centímetro.

La mayoría de los modelos cuenta con compartimentos específicos para ciertos productos; procura utilizarlos de forma adecuada, es decir, colocando las botellas, huevos, carne o frutas en el lugar destinado para ellos. De esta manera tendrás todo organizado y sacarás más partido al espacio de la nevera.

Si el modelo que has elegido cuenta con reguladores de temperatura independientes para cada compartimento, utilízalo adecuadamente para conservar mejor tus alimentos y al mismo tiempo consumir la energía necesaria. Por otro lado, si cuentas con dispensador de agua es bueno que lo utilices. De esta manera ahorrarás mucho espacio en el interior del frigorífico y además será mucho más cómodo.

Otra recomendación de uso importante es que no introduzcas alimentos calientes en el refrigerador. Antes de guardar tus comidas espera a que se hayan enfriado por completo. Si las almacenas caliente no solo harás que el aparato consuma más energía, sino que podrías afectar los otros alimentos que están refrigerados.

¿Cómo limpiar una nevera americana?

Limpiar una nevera americana es bastante sencillo gracias a que está bien distribuida. Recuerda que mantenerla siempre limpia ayudará a que el motor no se esfuerce demasiado y no consuma tanta energía.

Por otro lado, siempre se recomienda leer antes el manual de instrucciones que viene con el electrodoméstico, ya que cada fabricante aconseja métodos específicos para la descongelación, el cambio de filtro o los productos de limpieza a utilizar.

Lo primero que deberás hacer para comenzar a limpiarla es desconectarla. Posteriormente deberás retirar los alimentos de su interior, colocando los secos en un lugar y los productos congelados en otros para evitar que goteen.

Si es momento de cambiar el filtro, puedes aprovechar de hacerlo durante la limpieza. La mayoría de los fabricantes recomiendan hacerlo cada seis meses. La tarea es sencilla: solo debes extraer el filtro usado y colocar el nuevo. Si no sabes dónde está colocado el filtro y cómo quitarlo, lee el manual de instrucciones.

Con el filtro limpio y el frigorífico vacío deberás eliminar cualquier resto de comida que haya en el interior de este. Puedes frotar las paredes con una esponja con agua y jabón, así como los estantes y compartimentos. Si ves que están muy sucios puedes extraerlos y limpiarlos en la encimera de la cocina o en el fregadero.

Una vez que hayas limpiado cada una de las partes, deberás secarlas muy bien y listo. Tu nevera ya estará lista para que introduzcas nuevamente los alimentos.

Ultima actualización el 05 de agosto del 2020

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas 1 votos - nota: 5,00 sobre 5