Comparativo de champagnes del momento

Durante las fechas festivas, ocasiones especiales o eventos de gran relevancia se suelen servir bebidas alcohólicas que le dan un toque distintivo a la ocasión. Entre los licores más destacados encontramos los vinos espumantes como el champagne, una de las variedades de mayor prestigio y popularidad.

¿Qué es el champagne?

Es un vino espumoso con Denominación de Origen francés, específicamente de la región de Champagne.

Se elabora con tres tipos de uva: Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay, que le otorgan su sabor, color, textura y frescura.

Por lo general, se clasifican de acuerdo al porcentaje de azúcar en la bebida, su proceso de producción, los tipos y proporciones de las uvas utilizadas y algunas veces por su añejamiento.

¿Cuál es el mejor champagne del 2021?

Te mostramos algunas de las mejores marcas de champagne del momento.

Champagne Rosé Francés Lamotte & Cie - 1 Botella 750...
Champagne Moet & Chandon Brut 0,75 lt.
Brut Champagne Mix - Veuve Clicquot/Moet & Chandon/Mumm...
Champagne - Lamotte & Cie.
Champagne - Moet & Candon
Champagne - ProvencePremiumRosé
12 % de alcohol
12 % de alcohol
Lote de 3 botellas
Botella de 750 ml
Botella de 750 ml
Botellas de 750 ml
Con burbujas finas
Champán con aroma seco
En caja de madera
29,95 €
39,99 €
120,34 €
Champagne Rosé Francés Lamotte & Cie - 1 Botella 750...
Champagne - Lamotte & Cie.
12 % de alcohol
Botella de 750 ml
Con burbujas finas
29,95 €
Champagne Moet & Chandon Brut 0,75 lt.
Champagne - Moet & Candon
12 % de alcohol
Botella de 750 ml
Champán con aroma seco
39,99 €
Brut Champagne Mix - Veuve Clicquot/Moet & Chandon/Mumm...
Champagne - ProvencePremiumRosé
Lote de 3 botellas
Botellas de 750 ml
En caja de madera
120,34 €

¿Cómo elegir un buen champagne?

Decidirse por una botella u otra de champagne en ocasiones puede resultar complejo. Y es que no todas las personas conocen los aspectos que se deben considerar a la hora de elegir un champagne bueno. Por ello, es importante que te fijes en ciertos detalles que te servirán para realizar una compra lo más acertada posible de acuerdo a tus gustos y las caracteristicas de la ocasión en la que será disfrutada.

Etiqueta

Todas las botellas de champagne cuentan en su etiqueta con la información necesaria para que conozcas cada aspecto de la bebida.

Allí aparecen detalles como el lugar en el que fueron cultivadas las uvas o su forma de obtención, las dosificaciones de azúcar utilizadas, el tipo de vino, el método de elaboración, la manera de obtención del gas y quién lo produjo.

No obstante, leer estas indicaciones sin saber qué significan tampoco servirá de mucho. Por ello, te enseñaremos el significado de algunas características que solo se muestran con iniciales o símbolos.

En el caso de la forma de obtención de uvas, aparece con 2 letras:

  • NM (Négociant-Manipulant): productores que compran uvas a varios agricultores para elaborar su champagne.
  • RM (Récoltant-Manipulant): productores que cultivan sus propias uvas.
  • CM (Coopérative-Manipulant): cooperativa de distintos agricultores que intercambian sus cosechas y las mezclan para elaborar el champagne bajo una o varias marcas.
  • RC (Récoltant-Coopérateur): el cultivador les otorga a las cooperativas su cosecha para que elaboren un champagne con su nombre y marca sin involucrarse en la producción.
  • SR (Sociéte des Récoltants): sociedad de agricultores que comparten bodega, pero cada uno realiza su propia champagne.
  • ND (Negociant-Distributeur): compañía o marca que vende un champagne que no produce (Distribuidor).
  • MA (Marque d’ Acheteur): compañía que compra un champagne y le coloca su propia marca.

Por último, vale la pena señalar que en la etiqueta o tapón de los champagne aparece un símbolo en forma de estrella de 4 o 5 puntas. Esto indica que es un vino con gas natural elaborado por el método champenoise, mientras que si tienen un círculo representan a un vino espumante elaborado por el método charmat.

Denominación de Origen

El champagne francés es el único que puede ser llamado de esta manera. Por ello, las bebidas suelen tener un sello con una Denominación de Origen controlado (D. O.) que indica no solo la procedencia del producto, sino también que ha sido elaborado bajo criterios y normas bastante específicas.

El resto de los espumantes son conocidos con otros nombres, como por ejemplo Prosecco, que es el champagne italiano, o Cava, que es el vino espumante español. En el caso del champagne de Francia, la D. O. indica que tanto la cosecha de la uva como la producción del vino espumante se elaboran en la región de Champaña, en donde las uvas tienen características distintivas gracias a la geografía, clima y suelo de las áreas de cultivo.

Además, garantiza que la producción se realizó utilizando el método champenoise o tradicional, que consiste en dos etapas de fermentación: una en tanques y otra directo en las botellas.

Aspectos como el grado alcohólico mínimo, el tipo de cepa (Pinot Noir, Chardonnay y Pinot Meunier), el método de poda, la cantidad o rendimiento máximo permitido por hectárea, el rendimiento máximo en el prensado de las uvas, y las etapas de envejecimiento también son controlados por la D.O.

Nivel de dulzor

Para elaborar el champagne se lleva a cabo una segunda fermentación desde la botella a la que se le agregan levaduras y azúcares añadidos o licor de azúcar de caña en cantidades variables que dan como resultado un tipo de champagne u otro.

Los nombres asignados en la etiqueta indican la proporción de gramos de azúcar por litro (g/l) que contiene la bebida. En este aspecto encontramos los espumantes Brut Nature o Brut Zero, a los que no se le colocan azúcares añadidos más allá de los restantes luego de su fermentación. Por otro lado, los Extra brut tienen una proporción menor a 6 g de azúcar por litro y los Bruts contienen aproximadamente entre 6 y 12 g/l. Todos estos son considerados como secos y bajos en calorías.

Otros como el Extra dry y Extra Sec tienen entre 12 y 17 g/l y entre 17 y 35 g/l respectivamente. Estos tienen un sabor más frutal, pero siguen siendo ligeramente secos. Le siguen el Demi-Sec con proporciones entre 32 a 50 g/l y por último los Doux o champagne dulce, que puede llegar a tener más de 50 gramos de azúcar por litro. Estos últimos tienen mayor cuerpo, textura y sus sabores frutales están más acentuados, por lo que quedan bien con postres y aperitivos.

¿Por qué comprar un champagne?

Todos saben lo exclusivo que puede llegar a ser disfrutar de las cualidades de una buena copa de champagne. Estos espumantes tienen una calidad inigualable. Por ello, comprar este tipo de bebidas representa la inversión perfecta para descorchar durante un brindis.

Ideal en eventos especiales

Cuando llegan las Navidades no existe mejor acompañante para la mesa que una buena botella de champagne. Y es que es la bebida por excelencia que no puede faltar para compartir en ninguna fiesta, sea una boda, evento de gala, o celebración importante. Sin duda alguna destapar un champagne en los días festivos puede convertir un momento en una experiencia inolvidable.

Tiene un sabor delicioso

El cuerpo, los aromas y los sabores del champagne nunca pasan desapercibidos. Esos deliciosos toques cítricos y frutales sumados a su efervescencia característica son un deleite para cualquier paladar. Por si fuera poco, existen tantas variedades y mezclas que siempre habrá un vino espumante francés que se adapte a los distintos gustos y preferencias.

Es elegante

Las botellas de champagne suelen tener un diseño elegante y exclusivo perfecto para adornar cualquier mesa. Además, la experiencia de destapar una bebida tan peculiar, servirla en copas que ya de por sí tienen su encanto particular, apreciar el baile de las burbujas y deleitarse con su sabor son todo un espectáculo.

¿Qué champagne elegir?

Aquí descubrirás algunas de las botellas de champagne más vendidas del momento.

Oferta
Mumm Grand Cordon Brut Champagne - 750 ml
Oferta
Taittinger - Champagne brut reserva
Moet Chandon Champagne Imperial, 750ml
Oferta
Austria Oro Vino Espumoso con 23 Quilates...

Los diferentes tipos de champagne

Además de clasificar los vinos por la cantidad de azúcar, también pueden existir otras categorías en función de la proporción y tipos de uvas tintas o blancas utilizadas para su preparación, la mezcla entre ellas y la relevancia de la cosecha. Estos son los tipos de champagne más populares que se conocen bajo estos criterios.

Blanc de Blancs

Es un champagne con pigmentos más blancos debido a que para su preparación solo se utilizan uvas Chardonnay.

Estos se caracterizan por tener un sabor con notas cítricas y frutos que recuerdan a la manzana verde.

Hay marcas que hacen ciertas excepciones y además de cepas Chardonnay utilizan otras uvas blancas como Pinot Gris, Pinot Blanc, y Arbane en la mezcla.

Blanc de Noirs

Para este tipo de champagne se utilizan solo uvas tintas de la cepa Pinot Noir y Pinot Meunier, que pueden ser 100% de una de ellas o mezclarse en distintas proporciones. Se caracterizan por tener sabores más dulces que recuerdan a frutos rojos como la frambuesa o incluso fresas, y por tener más cuerpo que los Blanc de Blancs.

Rosado

El champagne rosado es muy elegante y exclusivo. Este tiene tonalidades rosas que se adquieren al dejar el mosto macerándose más tiempo junto con los hollejos de las uvas tintas.

Es una mezcla entre el Champagne Blanc y vinos tintos elaborados para espumantes.

Marcas muy reconocidas tienen sus versiones de rosado como por ejemplo el Moët Chandon rosado.

Cuvée

Los vinos del tipo cuvée se caracterizan por ser de una calidad superior al resto. Sin embargo, en los espumantes hace referencia a las botellas de champagne elaboradas a partir de los mostos de la primera prensada o aquellos que se producen con la mezcla de diferentes añadas y vinos de la mejor calidad. Generalmente tienen un coste más elevado que otros espumantes.

Vintage o Millésime

Son vinos espumantes de calidad premium que han sido envejecidos no menos de tres años. Se caracterizan por ser elaborados a partir de cosechas de uvas de temporada únicas y de la mejor calidad, ideales para añejar.

Son los únicos tipos champagne a los que se le coloca el año de la cosecha en la etiqueta. Marcas importantes, como por ejemplo Dom Pérignon, no suelen producir más de cinco ediciones especiales de vintage por década. El resto de los espumantes se clasifican con las siglas NV (non vintage) y se envejecen como mínimo por año y medio.

Representan la mayoría de los champagne comercializados en el mundo, ya que se elaboran con uvas de distintas cosechas que no están destinados a la crianza. También se les conoce como Brut ‘sans année’ (sin añada), ya que no hacen referencia al año de la cosecha.

Si deseas elegir una botella de champagne ideal para una celebración o evento, te aconsejamos que leas bien su etiqueta e identifiques el origen, la casa productora, el color del espumante, su lugar de procedencia y el tipo de vino. Comparar opciones te ayudará en tu decisión.

¿Cuánto cuesta un champagne de calidad?

El coste del champagne varía según la marca, las proporciones de uvas y azúcar utilizados y la crianza. Puedes encontrar champagne buenos y baratos en costes que rondan los 30 euros como el champagne Mumm Cordon Rouge Brut y algunos de la marca Möet. En el caso de los champagne tipo vintage de crianza, los precios rondan los 200 euros.

Una botella exclusiva como el Champagne Dom Perignon Vintage tiene un precio cercano a los 180 euros o más dependiendo de la versión y cosecha. Este tipo de espumantes se reservan para ocasiones muy especiales.

El champagne barato por lo general no suele ser champagne, sino un vino espumante como el Cava español, que puede tener costes entre 10 y 25 euros dependiendo de la marca o tipo. Por otro lado, un Champagne Taittinger de gran calidad y prestigio del tipo Cuvée puede adquirirse en Amazon en no menos de 40 euros.

Entre los champagne más caros encontramos el Champagne Krug en precios que superan fácilmente los 150 euros las botellas del tipo Non vintage. En el caso de versiones premium del tipo Vintage, que se caracterizan por tener en la etiqueta el año de la cosecha, la marca tiene ediciones que superan los 500 euros.

Si estás buscando uno rosa para una ocasión especial, puedes optar por un champagne Veuve Clicquot Rosé que tiene precios cercanos a los 50 euros. Esta marca pertenece a los productores Maison, que se caracterizan por su experiencia y calidad. En costes similares puedes encontrar botellas muy elegantes como por ejemplo el Champagne Ice Imperial Moët & Chandon que puedes adquirir por menos de 55 euros.

¿Cómo se toma el champagne?

El champagne es una bebida que debe tomarse fría, a temperaturas que se mantengan en rangos entre los 7° y 10 °C para que su sabor, aroma y estructura se aprecien perfectamente. Lo ideal para alcanzar y preservar esta temperatura en la mesa es sumergir la botella en una cubeta con abundante hielo y un poco de agua.

Por lo general, suele servirse en copas tipo flauta de cristal para poder apreciar el burbujeo característico de los espumantes. Sin embargo, hay quienes prefieren copas tipo tulipán o utilizar copas de vino blanco que no limiten el contacto del champgne con el oxígeno. Para servir es importante inclinar ligeramente la copa y verter el espumante pausadamente hasta llenar ¾ de la copa.

El champagne es una bebida que suele disfrutarse en celebraciones y ocasiones especiales, pero también puede tomarse para acompañar diversos aperitivos como quesos o incluso postres, en donde conviene elegir espumantes más dulces.

¿Cómo se hace el champagne?

El verdadero champagne se elabora con el método conocido como champenoise.

Este consiste en una doble fermentación realizada directamente desde la botella añadiendo levadura y azúcar. Todo el proceso previo es similar al que se lleva a cabo con los vinos blancos, donde la fermentación inicial se da con el mosto de las uvas en tanques de acero inoxidable hasta que el vino base se estabiliza y clarifica.

La segunda fermentación dentro de la botella es la que produce el gas carbónico con el que se generan las típicas burbujas que caracterizan a los espumantes. Los sedimentos que se van formando de los desechos de la levadura deben ser retirados de la botella por medio de un proceso al que se conoce como degüelle.

Luego de que el champagne está totalmente limpio, se agrega a la mezcla un licor de expedición formado por licor de caña de azúcar de la mejor calidad. Las proporciones en las que se añade el licor darán como resultado los diferentes tipos de espumante, clasificados en gramos de azúcar por litro (Brut Nature, Extra Brut, Brut, Extra Sec, Extra dry, Dry, Demi-Sec y Doux).

Por último, se le coloca a la botella el corcho definitivo sellado con alambre. Muchos vinicultores, enólogos o productores suelen mezclar mostos de distintas cosechas y variedades para obtener champagne de mejor calidad. A esto se le conoce como “assemblage” (ensamblaje) y dará como resultado los champagne tipo cuvée, que son considerados como los de mayor calidad después de los vintage.

Ultima actualización el 13 de mai del 2021